Entorno

Situación:

Pedrezuela está situada al sur del Sistema Montañoso Central, en la provincia de Madrid, en una antigua zona de paso que tradicionalmente ha comunicado las dos Castillas a través del puerto de Somosierra. Dista 44 Km. de Madrid y se asienta sobre la ladera de un cerro que linda con el Vellón por el norte; San Agustín de Guadalix por el sur; El Vellón y el Molar por el este y Guadalix y Colmenar viejo por el oeste.
Hidrológicamente esta localidad pertenece a la cuenca del río Guadalix, que se configura como eje fluvial de sus tierras, partiendo en dos mitades el municipio. El Guadalix (“río de piedras” al decir de los árabes), se incrusta entre los peñascales de gneis, abriendo una profunda garganta de mas de 100 metros de profundidad, antes del llegar al “Charco del Hervidero”, donde salta en una de las cascadas mas importantes de la comunidad de Madrid.

Monumentos:

La iglesia parroquial de San Miguel, templo de estilo gótico tardío, data del siglo XVI.
Desde mediados del siglo XVI está documentada la existencia de un “hospital”, el cual no hay que entenderlo como lugar para curar enfermos, sino como “hospitum”, lugar de hospedaje para pobres y caminantes que no tenían donde pasar la noche. El edificio, completamente reformado, está ubicado en la calle Mayor.

Pedrezuela también tuvo un Vía Crucis, de piedra caliza, del siglo XVII, del que sólo se conserva una cruz completa. Además, los caminos de entrada al pueblo estaban presididos por otras cruces, pero con sentido diferente: eran los humilladeros. Estas cruces eran para rezar al salir del pueblo como protección al viajero, o al entrar en él como agradecimiento a un viaje sin sobresaltos.

Turismo:

Es costumbre muy madrileña acercarse hasta Pedrezuela para degustar su inmejorable cabrito en alguno de los innumerables asadores que abren sus puertas en el pueblo. Y hay que aprovechar para deambular por el lugar. Por sus calles, acogotadas por nuevos edificios, aparecen todavía no pocos ejemplos de las antañonas construcciones de piedra dorada, con su escueta planta y la sospecha de auténticas huertas tras las tapias. Algunas en pie, otras pura ruina.
Es grata su plaza Mayor, con el moderno ayuntamiento y alguna casa con balconada de madera. Al lado está la iglesia de San Miguel. En la calle del Calvario queda todavía en pie, adosado a un muro, un vía crucis del siglo XVI con escudete en la columna.
El río Guadalix discurre por las tierras de Pedrezuela profundamente encajonado, ofreciendo interesantes alternativas. Al sur, por donde se levanta el bonito azud del Mesto, se encuentran la cascada del Charco del Hervidero y la garganta de Pañáguila, un conjunto geológico calcáreo con abundante vegetación de ribera.
Especialmente interesantes son los denominados “casitos”, pequeñas construcciones cilíndricas de piedra a las que algunos no dudan en atribuir un origen celta.